En la intensa Marrakech, despertando mis sentidos al anochecer!!!

Después de pasar unos días maravillosos en el noreste de Marruecos, emprendí mi viaje hacia el sur, hacia la gran ciudad de Marrakech. Miré el mapa y el recorrido de los buses; y decidí tomar la ruta de Chefchaouen a Casablanca, hacer una parada allí y luego tomar otro bus que me llevara a Marrakech. Esta vez si conseguí un bus con aire acondicionado, tan importante para sobrevivir por estos lares en días de verano.

Así comencé mi ruta, muy temprano en la mañana, viajé por varias horas, cambié de transporte y al fin por la tarde el bus hizo su ingreso a la ciudad de Marrakech. El sol aún quemaba con fuerza y yo miraba asombrada desde la ventana este nuevo lugar, al inicio vi algunos hoteles de paredes rosadas con arcos árabes, caídas de agua y palmeras; luego muchos edificios, casas y otras construcciones también de color rojizo en diferentes tonalidades; yo estaba maravillada con lo que veía, nunca antes había visto un lugar así. Marrakech es llamada la Ciudad Roja por el color de sus edificaciones, lo que me hacía verla como intensa, cálida y amigable a primera vista.

Me quedé unos cuantos días allí en pleno verano, yo que no estoy acostumbrada a climas tan extremos, después de este viaje, mi tolerancia al sol debe haber aumentado increíblemente.

Durante las mañanas caminaba para conocer los lugares turísticos cercanos, buscando algo de sombra, hidratándome y haciendo descanso cada cuantos pasos. Siempre recuerdo aquel día que entré a la Estación de Tren, había caminado unas cuatro cuadras y me sentí agobiada por el calor, así que decidí ingresar a la Estación en busca de sombra, para mi suerte encontré un asiento en la sala de espera, me senté y bebí un sorbo de agua mientras miraba la gente pasar con sus equipajes; no sé en qué momento Morfeo me atrapo, no tengo idea de cuántos minutos dormí, sólo que fue un sueño profundo y relajante; el fuerte sol de Marrakech me había adormecido.

En las noches en cambio, trataba de estar lo más despierta posible; al ser un lugar tan caluroso en el día, la gente aprovecha las noches para salir y la gran Plaza de Jamaa el Fna es el punto de concentración de la mayoría de personas. Caminar por allí entre puestos de comida, de dátiles y de zumos de naranja; vendedores de artesanía, música folklórica, danzantes tradicionales y hasta domadores de serpiente; es una experiencia muy estimulante para todos los sentidos.

Me parecía que las noches duraban más de lo normal; saboreé deliciosas cenas con exquisitos platos de aromas intensos a especias y hierbas; escuché contagiosos y vibrantes ritmos musicales e intercambié cantantes y canciones; acaricié telas suaves y frescas de variados colores y me probé trajes típicos del lugar; pero sobretodo, disfruté de grata compañía, adorables conversas y muchas risas compartidas.

Así pasaron mis días en Marrakech, con mañanas de sol adormecedor y noches claras de luna para despertar, explorar y disfrutar. Definitivamente una ciudad roja, una ciudad intensa. Para ser vivida con todos tus sentidos despiertos al anochecer!!!

Viaje realizado en julio 2015.

2 comentarios en “En la intensa Marrakech, despertando mis sentidos al anochecer!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s